domingo, 27 de abril de 2014

Plagas de los Jardines

Pulgones y cochinillas

Los pulgones y las cochinillas son las plagas más frecuentes en jardinería, prácticamente atacan a cualquier vegetal.Los pulgones aparecen en los brotes y capullos, y es fácil de detectar porque las hojas nuevas brotan arrugadas o por la presencia de hormigas subiendo por los tallos para recolectar la melaza que excretan éstos y protegerlos. Son auténticas "niñeras" de los pulgones. Cuanto antes los trates, más fácil será eliminarlos.

Cochinillas
Pulgón


Pulgones



Mosca blanca
 
La Mosca blanca es una plaga frecuente y difícil de controlar.

 



Gusanos de suelo

Cuidado con los gusanos que viven en el suelo porque roen las raíces y el cuello de las plantitas del césped. Esta es una causa de las áreas secas, no la falta de agua. Escarba un poco para descubrirlos

Caracoles y babosas 
Presta atención a los caracoles y babosas en el jardín. Roen los brotes tiernos y las hojas.
  

Para evitar que los animales se coman la corteza de los árboles, envuelva la base de los troncos con malla metálica o un plástico duro.
 

jueves, 10 de abril de 2014

Consejos para disfrutar de tu jardín todo el año


En los últimos años, el interés por mantener impecables los espacios verdes ha proliferado sin importar el tamaño de los jardines o qué tan sofisticados sean, y lo más importante es que se puede hacer de un modo personal, invirtiendo el tiempo y el dinero que cada circunstancia particular permita.

Para cuidar estos espacios verdes como un lugar de relajación y convivencia,  te damos algunos consejos para disfrutar de su belleza durante todo el año. Estos son:

1) Un consejo imprescindible es el mantenimiento del jardín en lo que se refiere a la poda de las especies en épocas correctas, una limpieza que los ayude a transcurrir el invierno, el reemplazo de algunos ejemplares, combatir las plagas y, por último, el uso adecuado de fertilizantes. Se debe recurrir a personal idóneo ante la duda y sincerarse con el tiempo de cuidado que se le dará al jardín.

2)  Planificar cómo distribuir los espacios, los elementos a incluir y qué especies vegetales convienen. Todo debe ir a escala: un espacio pequeño necesita plantas y objetos de ese tamaño. Consulta con nosotros qué tan grande se puede tornar un ejemplar a futuro, así se ahorrarán muchos problemas. Evitar ser impulsivo a la hora de seleccionar las plantas: las especies deben ser atractivas en al menos dos de las cuatro estaciones del año.

3)  El follaje de árboles y arbustos es muy importante en cuanto a los colores que ofrecen en combinación con herbáceas. Recordar que, si bien las flores llaman mucho la atención, algunas duran muy poco. Procurar que las plantas tengan tamaños y formas diferentes para crear cierto ritmo.
Los rojizos, azules y ocres, en sus diferentes tonalidades, son los que contrastan mejor con el verde de las  plantas y viceversa. Hay que animarse a jugar con el color del follaje y las flores si se va a remodelar el telón de fondo.

4) Agregar mobiliario cómodo y apto para exteriores. Colocar lámparas,  velas o fanales, que por la noche crearán un ambiente acogedor. Aprovechar las paredes y vallas, instalar pérgolas o gacebos para plantar trepadoras: así se disfrutará de su perfume y  se evitará generar límites tan definidos en el jardín. Se pueden colgar macetas en las paredes para ganar espacio, o sobre estantes.


5) Y por último, no olvidar estudiar cómo caen las sombras de los árboles, vallas o muros, pues si el sol no acompaña lo suficiente en el mantenimiento del césped, las  plantas tapizantes y/o cortezas de pino, gravas o las durmientes de tren serán una combinación muy cálida y natural para cubrir el suelo.

domingo, 6 de abril de 2014

El momento de regar

 
Se debe evitar regar en las horas centrales del día, cuando hace más calor. Por 3 razones:

- Se pierde más agua por evaporación....

- El viento es mayor, con lo que hay más pérdidas por evaporación y el riego es menos uniforme, es decir, que en unos sitios cae más agua que en otros.
- Se favorece el ataque de hongos.

Los momentos para regar son: a primeras horas de la mañana o al atardecer. O, si tenés riego automático, también por la noche.